EL ACEITE DE PALMA PERMITE QUE MILLONES DE PERSONAS SALGAN DE LA POBREZA

Actualizado: 17 de dic de 2018

Escrito por: Nico Roozen

Publicado el 13 de diciembre de 2018 en LinkedIn


Durante mi reciente viaje a Malasia, visité los programas y socios de Solidaridad que trabajan con aceite de palma. Fue una experiencia emocionante que me permitió comprender mejor la dinámica del programa de aceite de palma de Solidaridad en el país.


Un diálogo interesante con el equipo que lidera la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO) revitalizó nuestra cooperación. Nos centramos principalmente en la inclusión de los pequeños productores y en la interpretación nacional de las nuevas directrices de la RSPO en Asia.


En las sesiones de trabajo con la Junta de Aceite de Palma de Malasia, evaluamos nuestra programación conjunta en el marco nacional del Aceite de Palma Sostenible de Malasia (MSPO). Además, fuimos amablemente recibidos por la nueva Ministra de Industrias Primarias de Malasia, Teresa Kok, que apoyó mucho la estrecha cooperación de Solidaridad con el gobierno de Malasia y la exitosa implementación de la MSPO.


De izquierda a derecha: Nico Roozen; Teresa Kok, Ministra de Industrias Primarias de Malasia; Shatadru Chattopadhayay, Director de Solidaridad Asia.


Un día completo de visitas de campo a proyectos de pequeños productores me mostró la prueba de concepto de una amplia gama de innovaciones en la producción de aceite de palma. Por ejemplo, el caso de negocios de replantar árboles viejos de palma aceitera con nuevas variedades más productivas. O salvar el período de tres años de crecimiento improductivo del nuevo material de siembra, con el cultivo temporal de bananos entre las plantas jóvenes. O la agricultura mixta con ganado, como ovejas y patos, que genera un mejor ingreso para los pequeños productores mientras se atienden las necesidades de los mercados locales. En general, se ve que las buenas prácticas agrícolas están bien implementadas y además la curva de aprendizaje para nuevas mejoras es prometedora.




Las regulaciones de la UE: una fuente de descontento evitable


Lo que me impresionó fue el descontento ampliamente compartido por nuestros socios en relación a la posición de la UE con respecto al sector del aceite de palma. Esto se debe principalmente a un planteamiento incorrecto de lo que es, en sí misma, una posición bien defendible de la UE en materia de biocombustibles.

Recientemente, los activistas de Greenpeace intentaron impedir que un barco tanquero que contenía aceite de palma atracara en los puertos de Rotterdam. Los activistas se encadenaron al tanquero que llevaba aceite de palma Wilmar. Estos esfuerzos, junto con los esfuerzos previos de activistas para bloquear barcos, obtienen mucha atención de los medios. Estas acciones alimentan los sentimientos antieuropeos en los países productores de aceite de palma.


El mensaje de Greenpeace no une y no ofrece soluciones.

Pero, como expliqué a nuestros socios, la directriz europea de prohibir el aceite de palma para biocombustibles en 2030 solamente confirma lo que está sucediendo de todos modos, en el mercado en todas partes. Como ahora entendemos, el motor diesel es una tecnología pasada de moda que causa contaminación del aire en las ciudades y que está vinculada a un software manipulado que corrompe la integridad de las regulaciones de la UE. Pero sobre todo, la transición energética a energías renovables para el transporte es urgente e inevitable. La electrificación por medio de fuentes de energía renovables como el sol y el viento es el futuro. Por lo tanto, mezclar el aceite de palma con el combustible fósil es una opción desactualizada y que de todos modos, está perdiendo. Pero, impulsado por el éxito mediático de las campañas de Greenpeace, el debate en Europa se ha planteado de una manera inútil como una opción contra el aceite de palma en lugar de una opción para la electrificación del transporte.

China e India están avanzando para adoptar transporte eléctrico más rápido que el de Europa. Ni siquiera consideraron el uso de biodiesel.

Afortunadamente, países como China e India han optado por la electrificación del transporte con una ambición aún mayor que la de Europa, pero sin un mensaje confuso sobre el aceite de palma. Al leer la larga lista de consideraciones del Parlamento Europeo para justificar la prohibición, entiendo muy bien las objeciones de los países productores de aceite de palma. En esencia es 'Greenpeace hablando'. Un lobby verde efectivo y duro ha creado una imagen desequilibrada, eliminando de la vista un enfoque científico más basado en evidencias.


Se necesitan nuevas perspectivas económicas


El discurso sobre el aceite de palma está dominado por aspectos negativos que rodean los aspectos ecológicos y sociales de su producción. Por buenas razones. Se necesita con urgencia una amplia gama de mejoras. Pero esta agenda, principalmente impulsada por activistas y preocupaciones sobre las externalidades, no acelerará el proceso hacia una producción de aceite de palma más sostenible e inclusiva.

Pro OSC's pobres - Pro aceite de palma

Para mejorar la situación sobre el terreno, el apoyo político de los países productores será crucial. Esto comienza con reconocer que la palma aceitera es el cultivo oleaginoso de mayor rendimiento del mundo. Su producción es de 5 a 10 veces mayor por hectárea, lo que ofrece una mejor eficiencia de uso de la tierra respecto a otros aceites vegetales. Combinado con precios competitivos, la relativa estabilidad de almacenamiento, y los beneficios nutricionales reportados, el aceite de palma posee muchas ventajas naturales que lo posicionan como un elemento básico a largo plazo de la dieta global. También es un negocio rentable para los agricultores y contribuye significativamente a los ingresos de los países en desarrollo. En los países occidentales se considera un producto de lujo. La realidad es que el aceite de palma es el aceite de cocina asequible de los segmentos más pobres de muchos países.


Desbloquear el potencial económico del aceite de palma, es una agenda mucho más unida que la dura crítica verde que pasa por alto la relevancia económica del aceite de palma para combatir la pobreza. Por supuesto, la extensión del sector a costa de bosques o turberas no es una solución inteligente para el clima. Pero en lugar de prohibir todo el aceite de palma, la mejor opción es aprovechar el potencial económico del aceite de palma dirigiendo el crecimiento a áreas degradadas de tierra, reclamándolas para la producción agrícola. O mejorar la productividad en las plantaciones existentes reemplazando cultivos que generan bajos ingresos por alternativas más lucrativas como la palma de aceite. Seguro podemos organizar esta transformación de manera responsable.


El crecimiento no planificado durante décadas no solo tiene un impacto ecológico negativo, sino que también podría tener un impacto económico negativo. Recientemente, los precios del aceite de palma han estado disminuyendo debido a un exceso de oferta que podría matar el caso de negocios para los productores. Seguir el mismo camino que el café, el cacao o el té, con precios persistentemente bajos durante décadas, no es una opción inteligente. El aceite de palma sin deforestación no solo puede mitigar el crecimiento insostenible, sino que también mantener los precios con margen de ganancia a largo plazo. Así que hay un caso de negocios para el desarrollo sostenible.

El aceite de palma es un negocio rentable, por lo que la injusticia social en las grandes áreas de cultivo es básicamente un problema de distribución. Los cultivos que generan bajos ingresos, como el té y el cacao, son una historia diferente: casi no hay nada que compartir allí


El juego final: Más allá de la certificación


La historia de la certificación es interesante. Comenzó con etiquetas de consumo tales como "Orgánico" y "Comercio justo". La certificación fue impulsada por la necesidad de diferenciar los productos sostenibles de los no sostenibles para permitir a los clientes hacer una elección. Al hacerlo, se creó una prima en el mercado para mejorar los términos de intercambio para los productores y crear conciencia sobre el "precio real" de los productos. Incluso con la segunda generación de etiquetas, las denominadas etiquetas de "responsabilidad social empresarial”, tales como Utz Certified y Rainforest Alliance, el concepto de una prima al productor no se abandonó por completo. Utz Certified aspiraba a una prima generada en el mercado a través de funciones de mercado mejoradas. La generación de primas ocurrió inicialmente pero luego se vio socavada por una política de creación de un exceso en oferta de volúmenes certificados, al certificar tres veces más de lo que el mercado podía absorber. La flexibilidad requerida de los comerciantes estaba liderando la agenda. Con un desequilibrio entre la oferta y la demanda, la prima del mercado de Utz desapareció.


Los estándares sectorizados, como RSPO siguieron esta pista. La certificación ya no transformó las funciones del mercado empoderando a los productores, ofreciendo mejor acceso a los mercados, o generando primas, pero gradualmente se convirtió en un modelo de garantía o gestión de riesgos para comerciantes y marcas. Las inversiones y los costos se realizaron a nivel del productor por los agricultores, sin un retorno o beneficio directo. Los productores son cada vez más vocales respecto a este tema. ¿Quién paga y quién se beneficia, es la pregunta? El dinero público cerró la brecha, financiando rápidamente programas de apoyo a los productores. Estos programas, dirigidos por ONGs y, en ocasiones, incluso por organismos de certificación en estrecha colaboración con comerciantes, tuvieron el efecto no deseado de reforzar el poder adquisitivo de las empresas a expensas de los productores. Solidaridad es aún más cuidadosa en su diseño de programas de apoyo a los productores. Trabajando directamente con los productores con un financiamiento directo para ellos, empoderando a los productores en su desempeño en el mercado, y exigiendo el compromiso y la co-financiación de los socios privados en lugar de canalizar dinero público a través de socios privados.


De todas las mesas redondas, la RSPO es una de las que mejor desempeño tiene, creando un segmento de mercado con cerca de 20% de aceite de palma certificado. Esto Muestra el poder de la RSPO como una comunidad de cambio de primer orden con el poder de elevar el estándar, cumpliendo con los estándares sostenibles más exigentes mientras va creciendo en los mercados. Sin embargo, como RSPO es un estándar voluntario, es probable que sus estándares nunca alcancen el volumen total de producción de aceite de palma. Y, dado que el caso de negocios para la certificación suele ser el mejor en las áreas y propiedades que ya tienen un buen desempeño, es probable que no resuelva los problemas más graves y más apremiantes.


La RSPO se trata de elevar el nivel entre una comunidad de primeros motores. Levantar el piso a través de políticas es el siguiente paso para alcanzar un cambio transformador

En las conversaciones con los gobiernos en varios países asiáticos, Solidaridad ve una reticencia a unirse a una certificación general. Los grandes mercados con consumidores relativamente pobres luchan por absorber el costo del sistema de certificación y prefieren absorber el costo de la sostenibilidad. Además, existe una fuerte reserva política para aceptar un regulador externo del mercado externo en las asociaciones internacionales públicas y privadas. Un desarrollo positivo es nuestra práctica real en Malasia, en colaboración con MSPO, que muestra que los primeros pasos en cooperación con el gobierno pueden ser exitosos. En esta coalición, Solidaridad Asia está trabajando con más de 30,000 pequeños agricultores para mejorar su desempeño en materia de sostenibilidad. Lo que nos ayuda es que los equipos y el liderazgo de Solidaridad son completamente asiáticos, lo que demuestra la solidez de nuestra estructura de red al desarrollar la tenencia y las capacidades locales.


Las potencias asiáticas no aceptarán un regulador del mercado externo. Los marcos nacionales de sostenibilidad serán el final del juego después de un exitoso papel piloto de la RSPO"

En resumen, la transformación requiere un caso de negocios; un nuevo paradigma económico y una perspectiva. Desbloquear nuevos potenciales para el desarrollo y el crecimiento en los países en desarrollo, principalmente al servicio de la parte inferior de la pirámide, al tiempo que se abordan los problemas de sostenibilidad. Es tiempo para un enfoque orientado a la solución que una fuerzas para el cambio.


Fuente: Producción de aceite de palma en Malasia: un modelo de sistemas analíticos para equilibrar la prosperidad económica, la conservación de los bosques y el bienestar social. En: Agricultural science, 2016. Nickson E Otieno e.o.


Fuente: http://www.rea.co.uk/markets/cpo-price

Para leer la versión original click aquí:

https://www.linkedin.com/pulse/palm-oil-allows-millions-escape-from-poverty-nico-roozen/

Entradas Recientes

Ver todo
SIGA EL SIGUIENTE PASO HACIA UN ACEITE DE PALMA SOSTENIBLE
1/1

El aceite de palma y los productos derivados de la palma están en todas partes. ¿Por qué? Porque es el aceite vegetal menos costoso del mundo. Además de eso, es increíblemente versátil en sus aplicaciones. Sin embargo, el alcance del aceite de palma se extiende más allá de sus productos y usos, lo que tiene consecuencias para los humanos y las tierras en que se produce este aceite. Esta es la razón por la cual una producción sostenible es capaz de transformar industrias y vidas en todo el mundo. Buscamos brindar soluciones específicas para cada país y contexto, tanto para los pequeños agricultores, como las fábricas y las empresas, al reunir a múltiples actores, desarrollando alianzas mutuamente beneficiosas, y apoyando la implementación de prácticas sostenibles.

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon